Guía del cultivo del tomate
Huerto

Guía del cultivo del tomate

En esta época del año es probable que muchos ya estéis preparando los semilleros para los cultivos de primavera-verano. Uno de los cultivos más importantes de la temporada es el cultivo del Tomate, muchos consideran esta solanácea como la reina de la huerta, y no es para menos, ya que el sabor de un tomate cultivado en un huerto ecológico, nada tiene que ver en sabor y aroma a la mayoría de los tomates que podemos comprar en un supermercado.

El tomate pertenece a la familia de las solanáceas al igual que la berenjena, la patata, el tabaco, pimientos.etc todas ellas tienen un alcaloide toxico llamado solanina, qué se debe tener en cuenta en caso de ser sensible a dicha sustancia.

Sustrato y abonado para el cultivo del tomate

La ubicación elegida para cultivar el tomate es muy importante, es un cultivo al que no le gustan los lugares excesivamente sombreados, fríos o demasiado húmedos.

Tendremos en cuenta que la abundancia de piedra o grava en la tierra de cultivo puede incluso beneficiar el desarrollo de la tomatera y la maduración de los frutos, ya que, para nutrirse bien, necesitan que la tierra este caliente y, a ser posible, que pueda retener la temperatura durante la noche.

Una forma de lograr esto es mediante el acolchado con compost, mantillo o hojas de bosque caducifolio, ya que el color oscuro sobre la tierra absorberá la radiación solar y la calentará.

El acolchado con paja no es una mala opción, pero no logra este efecto, aunque si mejora la retención de agua. También podemos utilizar cartón.

El cultivo en bancales, rasillón, madera …etc también favorece que la temperatura de la tierra aumente y mejore la calidad y producción de las tomateras al retener la temperatura mejor durante la noche.

El cultivo en bancales estilo hugelkultur o bancal lasaña favorecen mucho la producción del tomate, aumentando en calidad y cantidad. Os dejo un video de como preparamos nuestros bancales sin tierra.

Cuando trasplántenos las matas de tomate conviene enterrar lo máximo posible el tallo, ya que de ese tallo enterrado emergerán nuevas raíces que asegurarán un correcto arraigado y posterior desarrollo.

Las temperaturas ideales para el cultivo del tomate son las siguientes:

  • Germinación: Diurna 18-20ºC
  • Crecimiento: Diurna 18-20ºC – Nocturna 15ºC
  • Floración: Diurna 22-25ºC – Nocturna 13-17ºC
  • Fructificación: Diurna 25ºC – Nocturna 18ºC

Los tomates consumen muchos nutrientes

Los tomates necesitan un buen abonado, soporta dosis altas de compost e incluso la materia orgánica a medio descomponer. Para ello podemos abonarlos con vermicompost, compost de caballo y algo de gallinacea, mejor que este previamente compostado.

Lo ideal es sembrar los tomates en bancales donde en invierno se cultivaron leguminosas, el bancal de las habas es una buena opción o bien en bancales en donde sembramos un abono verde el año anterior, roturándolo a finales del invierno.

Cuidado con el riego de las tomateras

Las tomateras son muy sensibles a los problemas de riego, no soportan los grandes desequilibrios hídricos y, sobre todo, son muy sensibles al exceso de humedad ambiente, que propicia los ataques de hongos, especialmente el mildiu y el oídio.

Por esto no debemos regarlos con mangueras o aspersores que mojen las hojas o los frutos y nos decantaremos por un riego por goteo y a ser posible conectado a un sistema con programador horario que procure un riego regular.

Dependiendo del tipo de goteros empleados, lo ideal, en pleno verano, suele ser un riego de 30 a 60 minutos cada dos días.

riego por goteo tomates

En pequeños huertos y con pocas matas, podemos recurrir a las garrafas de agua de cinco litros Boca abajo, sin tapón y con el cuello clavado en la tierra, cerca del tallo de cada tomatera.

Los riegos demasiado espaciados que dejan resecar la tierra y luego la inundan suelen inducir problemas de ataques de araña roja, el agrietado de los frutos y la aparición de unas manchas negras en la punta de los tomates que termina por estropearlos.

Despunte y eliminación de hijos

Las plantas de tomate, además de tener un brote principal, están continuamente dando varios brotes laterales —entre cada hoja y el tallo—.

Hay que eliminarlos o cortarlos todos, a excepción del brote central. En las regiones más cálidas pueden dejarse desde el principio los brotes principales para aprovechar al máxima la productividad de cada mata.

La operación de despunte es simple, pues basta con doblar lateralmente cada brote con los dedos para romperlo con facilidad. Cuando nos descuidamos y los brotes laterales tengan al grosor de un lápiz, conviene recurrir al cuchillo o las tijeras de podar.

Eliminación chupones tomates

A algunos hortelanos les parece agresivo tener que “mutilar” las tomateras, pero tengamos en cuenta que, si no lo hacemos, cada mata se convertirá en una maraña de ramas, hojas y ramilletes que impedirán el buen desarrollo de los frutos, quedándose estos muy pequeños.

Algunos agricultores suelen cortar también todas las hojas de la base de la tomatera y las cercanas a los ramilletes de tomates, para que reciban mejor la luz solar.

El entutorado de las tomateras

El entutorado es esencial para aguantar el peso de las tomateras en plena producción por lo que conviene colocarles unos soportes o tutores de apoyo.

Lo más comunes consiste en recurrir a canas, cañas de bambú o palos clavados en el suelo y unidos entre sí con otras canas o palos transversales.

Conforme vayan creciendo las plantas, iremos atando con hilo o esparto los tallos principales a los tutores.

Lo ideal es realizar esta operación tras cada despunte de brotes laterales y hacerlo atando el esparto en la base de cada ramillete de flores o de tomatitos recién formados.

Entutorado de tomates con cañas de bambu

Resumen de las Principales plagas y enfermedades que puede aparecer en el cultivo tomate

Si partimos de una buena tierra, con un buen compost, de preferencia en superficie, a modo de acolchado, y las tomateras disponen de abundante Luz y riegos regulares y disponemos de un huerto equilibrado en lo que a fauna y flora se refiere pocos problemas tendremos con los tomates.

Las plagas más habituales de las tomateras son los pulgones, la mosca Blanca y la araña roja en lo que a insectos se refiere, en un huerto equilibrado no deberían generarnos problemas, pero si necesitas combatirlos pincha en el nombre de cada uno de ellos y te llevaran a un artículo especifico en el blog donde profundizamos en cada uno de ellos.

Pero sin duda alguna son los Trips y la Tuta absoluta las plagas de insectos que más están afectando últimamente al cultivo del tomate y solanáceas en la península ibérica.

En cuanto a hongos es el mildiu es uno de los mayores problemas del cultivo de tomates en zonas y épocas húmedas, aunque también puede atacarle el oídio fácilmente. Para su prevención lo más importante es no mojar las hojas al regar y, sobre todo, no tocar ni rozar las hojas o las matas cuando están húmedas.

Por la mañana temprano suelen estar mojadas del roció nocturno y deberemos esperar a que el sol o el aire sequen esa humedad para manipular las tomateras e incluso para cosechar los tomates.

Las decocciones y el purín de cola de caballo son el mejor remedio preventivo para problemas muy excepcionales, ya que el azufre o cobre también ejerce un efecto fungicida sobre los beneficiosos bongos de la tierra, esenciales para una correcta fertilidad y un buen desarrollo de las plantas cultivadas.

También puede funcionar el truco del hilo de cobre clavado y enrollado en espiral en los tallos de las tomateras. El cobre libera iones que, por Osmosis, llegan a toda la planta, ejerciendo un efecto preventivo e incluso, en algunos casos, curativo.

Lo mismo aplica para el control del oídio que como ya comentamos también puede afectar al cultivo del tomate.

La solución para evitar y reducir el ataque de las plagas pasa por respetar al máximo los ciclos biológicos de las plantas cultivadas, sin forzarlas con excesos de nitrógeno y apoyándolas con preparados de plantas medicinales —ortiga y cola de caballo—, que refuerzan su sistema inmunológico.

Pero de unos años para aquí una de las plagas que más está afectado al cultivo de solanáceas es la temida Tuta absoluta o polilla del tomate a la que dedicaremos un poco más de atención.

Plagas del tomate (extendido)

Oruga del tomate (Heliothis armigeru Hb.)

Lepidóptero que ataca en su fase larvaria, en primer lugar, el sistema foliar, pero el daño mayor que infiere a la planta lo realiza atacando los frutos, en los que produce verdaderos agujeros durante su penetración, por lo cual aquellos quedan depreciados.Se puede combatir con Nacillus Thuringiensis y tierra de diatomeas.

Gusanos grises (o) «dormidores» (Agrotis sp.)

Lepidópteros nocturnos cuyas larvas devoran la base del tallo de la planta, por lo que ésta se marchita. El empleo de tierra de diatomeas en el tallo de la planta y en él propio sustrato, así como los tratamientos a la base de la planta con aceite de neem en el riego puede ayudar a eliminar la plaga.

Rosquilla negra (Spodoptera littoralis Boisduval)

Produce daños en hojas y frutos en su fase larvaria, Las aplicaciones de, Bacillus thurigiensis y tierra de diatomeas es el mejor método de lucha frente a este lepidóptero nocturno. Las trampas cromáticas también pueden ayudar en su control.

Gusanos de alambre (Agriotes sp.)

Coleópteros cuyas larvas atacan las partes radiculares del tomate. Los medios de lucha más señalados son los mismos que se indicaron como aplicaciones al suelo en el caso de los gusanos grises. Los riegos con purin de ortiga también pueden ayudar a mantener la planta sana y libre de estas plagas.

«Minadores o submarinos» (Liriomyza bryoniae Kltb, L. trifolii Barg, L. huidobrensis Blanchard)

Díptero que origina galerías irregulares en hojas, entre las dos epidermis. Los tratamientos con insecticidas naturales como el aceite de neem aplicándolo en riego y fumigando la planta con Bacillus thurigiensis y tierra de diatomeas.

Tisanópteros

En los últimos años se han detectado en algunas zonas graves ataques de Frankliniella occidentalis (Pergande), cuyo control es dificultoso y ha sido abordado en otros cultivos, como la lechuga y el fresón. El principal problema de esta plaga se debe a su carácter de vector del «virus del bronceado» (TSWV). La lucha biológica con Orius, Ambliseius, etc. se ha mostrado eficaz en invernaderos de la provincia de Alicante.

Nematodos

Diversos géneros de nematodos pueden atacar a las raíces de tomates, provocando el enanismo de las plantas, el amarilleamiento de las mismas y algunos de ellos inducen la formación de quistes.

Para alejarnos de nuestro sustrato podemos cultivar tagetes, ruda, caléndula, dalia, margarita piretro entre las plantas de tomates o en cualquier bancal que contenga solanáceas y los mantendrá alejados.

El único método efectivo que se puede utilizar en ecológico es la solarización o la biosolarización pero requiere que el cultivo se quede sin plantas para que tenga mayor efectividad.

Enfermedades criptogámicas del tomate

Hongos vasculares

Entre los más importantes pueden citarse, por un lado, aquellos que provocan la destrucción de los haces conductores de la planta, como Fusarium oxysporum Schl. var. lycopersici (Brushi) Wr. y Verticillium albo-atrum Reinke et Berth.

Por otra parte, cabe hablar del hongo Pyrenochaeta lycopersici Schneider-Gerlach., que produce el denominado «corky-root» o enfermedad de las «raíces leñosas» en numerosas hortalizas, además del tomate, como melón, pepino, berenjena, etc. Esta enfermedad se manifiesta por la necrosis de numerosas raicillas, un aspecto engrosado y lignificado de las raíces principales, las partes aéreas se desecan y el desarrollo de la planta, por último, queda paralizado.

La desinfección de los suelos y el injerto sobre portainjertos resistentes son los medios de lucha preventiva más eficaces frente a estas enfermedades vasculares.

Mildiu del tomate (Phytophthora infestans (Mont.) De Bary]

Ya hablamos antes del mildiu, pero como es una de las enfermedades más importantes nos gustaría profundizar en ella.

El mildiu produce en principio manchas amarillas que más tarde se necrosan y que avanzan desde los márgenes de las hojas hasta producir la desecación total de las mismas. También puede desarrollarse sobre los tallos y los frutos.

Su proliferación se produce en un intervalo de temperaturas muy amplio (entre 10 y 25 °C), resultando muy favorecido por las altas humedades ambientales y por la lluvia. Si quieres saber cómo combatir el mildiu de forma ecológica puedes leer el post que hemos dedicado a este hongo en nuestro blog.

Alternaria del tomate (Alternaria solani (Ell y Martín) Sor.]

Provoca la aparición en las hojas de manchas más o menos redondeadas, de color negruzco, en torno a las que existen círculos concéntricos delimitados por un halo amarillento. Puede también desarrollarse sobre tallos, sépalos y frutos. Su desarrollo requiere regímenes térmicos más elevados que el mildiu y se combate de la misma forma que el mildiu.

alternaria del tomate

Septoriosis del tomate (Septoriu lycopersici Speg.)

Ataca a hojas y tallos del tomate, en los que origina unas manchas de pequeño tamaño y color marrón, rodeadas de un halo amarillento. Se combate de la misma forma que el mildiu.

Cladosporiosis del tomate (Cladosporium fulvum Cke. sin. Fulvia fulva. (Cooke) Cit.)

Ataca a las hojas y sépalos, produciendo en el envés foliar un moho grisáceo que después adquiere un tono violeta. Las hojas se vuelven amarillas y finalmente se secan. Se desarrolla mucho en los invernaderos, puesto que las condiciones de humedad relativa alta favorecen su proliferación.

Los mejores sistemas de combatir esta enfermedad pueden cifrarse en aumentar la aireación de los invernaderos, así como realizar tratamientos preventivos con cola de caballo. Procederemos igual que para combatir el mildiu.

Botrytis cinerea Pers.

Enfermedad frecuente en el cultivo bajo invernadero, donde prolifera mucho por las altas condiciones de humedad. Desarrolla un micelio algodonoso sobre los frutos, ocasionando podredumbres blandas. Realizar tratamientos preventivos con cola de caballo. Procederemos igual que para combatir el mildiu.

Otras enfermedades criptogámicas Sobre las plantas: Pythium, Rhizoctonia, Sclerotinia, Stemphylium, etc. Sobre los frutos: Phoma, Phomopsis, Rhizopus, etc.

Botrytis cinerea Pers.

Enfermedades bacterianas del cultivo del tomate

Chancro bacteriano (Corynebacterium michiganense (E. F. Sm.) H. L. Jens] (sin. Clavibacter michiganensis ssp. michiganensis David et al.)

Provoca marchitamientos bruscos de los foliolos situados a una parte del raquis, mientras que la zona peciolar de inserción con el tallo, presenta necrosis en herradura y los tallos se agrietan y necrosan. Los frutos pueden presentar pequeñas manchas en forma de «ojo de pájaro».

Otras bacteriosis

Xanthomonas vesicatoria (Doidge) Dowson y Pseudomonas tomato (Okale) Alstatt. Producen manchitas puntiformes o de mayor tamaño en tálamos florales, hojas y frutos. Pseudomonas corrugata Roberts-Scarlett, que produce necrosis en el interior de los tallos.

Todas las bacteriosis suelen atacar con humedades ambientales altas. La utilización de variedades resistentes, aplicaciones preventivas con oxicloruro de cobre son los medios de lucha de que se dispone actualmente.

Virosis y micoplasmosis en el cultivo del tomate

Virus del mosaico del tomate (TOMV)

Es una cepa del virus del mosaico del tabaco (TMV). Produce un mosaico amarillento o blanquecino en hojas. La planta detiene su crecimiento y los frutos pueden madurar irregularmente, produciéndose en su pulpa necrosis marrones. La preinmunización, junto con la resistencia genética son los mejores medios de lucha de que se dispone. Esta virosis se transmite adosada a las semillas (ep. 6.1.14.) y por transmisión mecánica.

mosaico del tomate

Virus del mosaico filifornie

Se manifiesta mediante una detención del crecimiento de las plantas, las hojas aparecen deformadas con mosaico y presentan una tendencia a transformarse en hilillos. A veces estos síntomas pueden ser producidos por el virus del mosaico del pepino incluso por el TOMV. Sin embargo, algunos autores piensan que puede ser un virus distinto, que se transmite por pulgones.

Virus del mosaico del pepino (CMV)

Puede provocar mosaicos y hojas liliformes, síntomas que pueden aparecer mucho más intensos si se produce un ataque conjunto con el TOMV. Se transmite principal mente por pulgones.

Virus del listado doble del tomate

Parece ser el resultado de la asociación de TMV y el Virus X de la patata, produciendo bandas en tallos y manchas severas en hojas y frutos.

Virus del Bronceado del tomate, TSWV (Tomato Spotted Wili Virus)

Produce manchas necróticas en hojas, manchas bronceadas en frutos, frutos deformes, etc. Es transmitido por Frankliniella occidentalis y puede atacar a especies muy diversas, como pimiento, pepino, lechuga, alcachofa, crisantemos, etc. Es una de las enfermedades virales más graves en la actualidad en la horticultura mediterránea española.

Virus del rizado amarillo del tomate, TYLCV (Tomuto Yelow Leaf-Curl Virus)

Transmitido por Bemisia tabaci, origina enanizamientos, foliolos pequeños, recurvados, quebradizos y cloróticos. Es una virosis que actualmente crea muchos problemas en algunos países de la Europa mediterránea (entre ellos, España).

Stolbur

Micoplasmosis transmitida por cicádulas que produce flores anormales que muestran una estructura foliácea de órganos, También ocasiona entrenudos cortos, hojas violáceas, frutos con escaso desarrollo, con manchas blanquecinas y endurecimientos superficiales, etc.

La lucha contra los vectores es el mejor sistema de hacer frente a esta enfermedad.

Otros problemas típicos en el cultivo del tomate

La asfixia radicular. Se produce por un exceso de riegos, por un encharcamiento del suelo. El pimiento es muy sensible a este problema. Primero se pudren las raíces y al final la planta muere.

Rajado del fruto. Se produce por aportes irregulares de agua y/o altos niveles de humedad relativa en frutos maduros cuando se hincha el mesocarpio por un exceso de agua y rompe la epidermis. Hay unas variedades más sensibles que otras.

Necrosis apical. Es una alteración del fruto causada por falta de calcio durante su desarrollo. El aumento rápido de la temperatura, la salinidad elevada, el estrés hídrico y térmico, son factores que favorecen este fallo y también es muy diferente la sensibilidad según las variedades.

Quemaduras de sol. Los frutos aparecen con manchas como consecuencia de su exposición directa a fuertes insolaciones.

Cultivo del tomate -Selección de las variedades-

Cuando cultivamos de forma ecológica, conviene decantarnos por variedades que, además de las características comunes más apreciadas, como producción, tamaño, sabor, color, resistencia a los parásitos, etc., estén lo más adaptadas posible a las condiciones de suelo y clima y al entorno del huerto.

Para ello, lo ideal es ir seleccionando entre las numerosas variedades existentes en nuestra zona y observar su buen o mal desarrollo, su, aclimatación, su productividad o su resistencia y, sobre todo, si nos satisfacen los tomates que cosechamos.

 A partir de ahí, seleccionaremos as variedades elegidas y procuraremos guardar siempre eligiendo para ello las matas más sanas, precoces, vigorosa, resistentes y a la vez productivas.

Si deseamos tener las mejores garantías de pureza, evitaremos hibridaciones espontaneas cultivando las distintas variedades lo más separadas que nos sea posible.

Además, aquellas matas elegidas como idóneas. las señalaremos con una cinta de color u otra marca y no cosecharemos los tomares de los primeros ramilletes hasta que estén perfectamente maduros.

Procuraremos cosechar los tomates portadores de semillas en día fruto del calendario lunar o biodinámica y los dejaremos en un lugar resguardado durante unos días, hasta que presenten signos de perfecta maduración y marchitamiento.

Calendario lunar biodinámico

De nuevo en día fruto, extraeremos las semillas por el procedimiento de deshacer los tomates en un recipiente con agua y dejar pulpa y semillas desleídas en reposo durante unas horas.

Luego, removemos de nuevo y dejamos reposar unos minutos para que decanten las semillas al tondo del recipiente.

Las semillas buenas se hunden y las que no se han desarrollado bien tienden flotar, por lo que, decantando el agua con la pulpa de tomate, nos quedan las semillas en el fondo del recipiente.

Tan solo nos queda depositarlas sobre una tela o arpillera y dejarlas secar al sol unos dias, para guardarlas en un tarro de cristal una vez bien secas. Estas semillas mantendrán su capacidad germinativa durante varios años.

close

¡Quieres estar siempre al día!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

2 Comentarios

    • Herbacelta

      Es una pregunta muy complicada…. ya que depende de muchos factores y normalmente los tomates de mejor sabor, suelen ser también los de menor producción. Además, no conozco bien las particularidades de la zona donde cultivas, lo que te recomendaría es que busques variedades “autóctonas” ya que estarán mejor adaptadas a tu clima,y si puedes conseguir semillas de algún vecino mucho mejor. Yo te puedo decir lo que cultivo yo en Galicia y son tres variedades principalmente ,Marmade Raff, Tomate Azul índigo y tomate negro de Santiago que es una variedad propia de Galicia. Si tengo que elegir uno por sabor me quedaría con el Azul índigo o el Marmade Raff, pero por producción en mi clima saco más del tomate de santiago(QUE TAMBIÉN ESTA MUY BUENO¡¡).
      El Marmade Raff es un tomate típico del levante almeriense y es muy resistente a la salinidad, quizá este se adapte bien a tus condiciones de cultivo, en Galicia por lo menos yo no saco mucha producción, pero en tu zona si deberías sacar buenas cosechas, es muy sabroso y es una variedad tradicional.
      También creo que el Tomate Azul se debería dar bien en tu zona, de sabor es lo mejor que he probado (ten en cuenta que este es un hibrido). De todas formas, yo no me obsesionaría con el tamaño y la producción, si no te dedicas profesionalmente a esto lo más importante es el sabor.
      Te dejo un enlace con las semillas de Marmade Raff que utilizamos nosotros https://amzn.to/2LDvON0

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *