Guía del cultivo del guisante y tirabeques
Huerto

El cultivo del guisante y tirabeque

Es una leguminosa de la que se comen sus semillas antes de madurar, esos granos verdes y tiernos de un sabor inigualable, o también podemos comer la vaina entera antes de que aparezca las semillas en el caso de las variedades conocidas como tirabeques o bisaltos.

En el mercado es difícil encontrarlos frescos porque la venta se hace generalmente en conserva, secos o congelados, eso sí durante todo el año. De hecho, conozco muchísimas personas que jamás han disfrutado del sabor de unos guisantes frescos y eso, tenemos que remediarlo.

Su cultivo es muy sencillo, y vamos a verlo aquí, paso a paso, en esta guía sencilla que nos permitirá de una forma sencilla introducirlo en nuestro huerto y así poder disfrutar plenamente de su sabor y propiedades.

El origen del guisante

El guisante verde (Pisum sativum) y los bisaltos (Pisum arvense) son un cultivo anual muy conocido y popular en toda Europa.

Para encontrar su origen tendríamos que remontarnos a tiempos del Neolítico, al menos 7.000 años antes de nuestra era, en lo que hoy llamamos Oriente Medio, de donde llego hasta Europa Central.

Pisum Sativum
Pisum Sativum
Pisum_arvense
Pisum_arvense

Conocemos estos datos como muchos otros de la historia de la agricultura gracias a los grandes cronistas de la historia, en este caso Columela lo nombra a comienzos de la Era cristiana y las de Paladio en el siglo IV, que por cierto dejaba entrever que los romanos no sentían gran entusiasmo por los guisantes, porque se cultivaban en tierras con poco sol lejos de su amado mediterráneo.

El cultivo del guisante y bisalto

Una de las características más interesante para tener en cuenta en nuestro huerto es que es un cultivo muy beneficioso para la tierra ya que aporta N2 que los cultivos podrán aprovechar posteriormente.

En las rotaciones esta leguminosa aportara a la tierra el nitrógeno que ha capturado de la atmósfera y lo ha fijado con bacterias del género Rhizobium que viven en simbiosis con sus raíces. Para aprovecharlo, al final de la cosecha hay que cortar la planta y dejar dentro de la tierra las raíces para que se descompongan en ella, dejando los nódulos de nitrógeno a disposición de los cultivos siguientes.

Nodulo de Bacterias en la raíz del guisante
Nódulos de Rhizobium en raíz de guisantes

Variedades de guisantes y tirabeques

Existen multitud de variedades de guisantes y tirabeques, normalmente se clasifican por los siguientes conceptos:

  • Precocidad: tempranos, medios y tardíos, dependiendo del momento de siembra y el momento de cosecha.
  • Forma de la semilla en la madurez: lisos o arrugados.
  • Color de la semilla madura: verde, amarillo o blanco.
  • Porte de la planta: mata baja o enana cuando su altura es menor de 0,4 m, semienrame, entre 0,8 y 1 m, enrame, cuando alcanza de 1,5 a 2 m.
  • Consumo: para su consumo en grano,para su consumo con vaina (tirabeques, bisaltos o cometodo) o para secar

Condiciones del sustrato para el cultivo de los guisante y tirabeques

Los guisantes y los tirabeques tienen un sistema radicular poco desarrollado, pero con una raíz pivotante que profundiza bastante en el sustrato.

El guisante y el tirabeque no es un cultivo muy exigente en lo que a materia orgánica se refiere, lo más importante es que la tierra esta suelta, aireada y mullida, aunque no sea profunda.

Podemos sembrar guisante y tirabeques en todo tipo de tierra, pero no soportan bien las pesadas y húmedas donde crecerá con dificultad; la tierra caliza tampoco es muy adecuada, porque el guisante tendera a amarillear debido a la clorosis férrica o dificultad para asimilar el hierro, en cuanto a la salinidad la tolera.

En cuanto al abonado no es necesario el uso de estiercol, humus o compost, pero si agradece el aporte de fosforo y potasio, podemos utilizar para ello hojas de consuelda triturada o realizar riegos con purín de consuelda rusa.

El guisante se asocia muy bien con apio, zanahoria, nabos, rábanos, pepinos, lechugas, maíz y se llevan muy mal con ajos, judías verdes, patatas, puerros, tomates y cebollas.

Y será cultivo precedente de hortalizas de invierno como coles, puerros, achicorias a los que dejará una tierra muy bien nitrogenada, deberemos evitar cultivar guisantes en el mismo lugar en al menos 4 años.

Siembra y plantación del guisante y/o tirabeque

En general el guisante y el tirabeque es un cultivo de invierno-primavera. Debemos tener en cuenta que crece bien con temperaturas de 15-20 ºC y soporta algunas heladas, por eso en climas suaves se puede sembrar en otoño, prolongándose su ciclo hasta finales de primavera.

En cambio, en climas más fríos tendremos que esperar a sembrarlo en cubierto, en enero o febrero, para trasplantarlo y que siga creciendo durante toda la primavera o sembrarlo directamente en el bancal en abril.

En clima templado él guisante se podrán sembrar incluso en mayo para cosecharlos en noviembre, pero tengamos en cuenta que es un cultivo de clima fresco y húmedo, por tanto, los calores fuertes y el aire muy seco le perjudicaran.

Él guisante lo vamos a cultivar para su consumo tierno, verde, que personalmente es como más saboroso me parece. Pero si queremos un alimento más nutritivo elegiremos cultivar el guisante para recolectarlo y guardarlo seco. Para este fin seleccionaremos variedades para desgranar, preferiblemente las variedades tardías que son también más productivas.

La fecha concreta de la siembra dependerá de la variedad. Empezaremos por las variedades precoces —sembradas en interior o invernadero y luego trasplantadas— seguidas de siembras en el exterior con variedades tempranas y tardías.

También depende del clima de la zona en la que cultivamos, para esto nada mejor que preguntar a horticultores del lugar y planificar siembras escalonadas para prolongar el placer de cosechar esta suculenta verdura. Y si podemos conseguir semillas de guisantes y tirabeques de la zona muchísimo mejor, ya que estarán perfectamente adaptadas a la climatología y calidad de la tierra del lugar.

Marco de plantación de guisantes y tirabeques

Si sembramos en invernadero o lugar protegido para luego trasplantarlas, pondremos las semillas separadas 3cm y en líneas.

Si sembramos ya en tierra la prepararemos bien dejándola limpia de hierbas y mullida. Con la herramienta marcaremos una línea de unos 4.5cm de profundidad, separando las semillas 2cm en los guisantes enanos y unos 8cm en las de enrame. En algunas zonas no está de alas proteger la siembra con una red para evitar que se lleven las semillas los pájaros

También a las babosas les encanta comer las plantas pequeñas, si quieres saber cómo evitar las plagas de caracoles puedes leer el post que dedicamos a ese aspecto en el blog.

En cuanto a la separación de las líneas tendremos en cuenta reservar un espacio para después recolectar cómodamente: unos 40cm entre líneas en las variedades enanas, que florecen y dejan de crecer y al menos 70cm para las variedades de enrame que tienen una floración escalonada y siguen creciendo; unos 60cm para variedades semi-enanas o de semi-enrame, de floración y tamaño intermedio que también agradecen un entutorado bien firme.

La germinación del guisante es rápida, en 2 o 3 semanas. Cuando las plantitas estén levantadas les haremos un ligero aporcado, poniéndoles tierra al pie y cuidando de fijar bien los tutores, que clavaremos en tierra al menos 30cm.

Como tutores para las variedades enanas será suficiente un hilo o una red bien sujeta cada cierto tramo por estacas. Para las variedades de enrame, que pueden alcanzar 1,80m de altura, haremos como con las alubias verdes, poniéndoles un buen apoyo con cañas, bambú, varas de avellano o una amplia red.

Los tutores los colocaremos cuando las plantitas de guisante tengan ya unos 15cm de altura y ellas mismas se sujetarán con sus zarcillos.

Un truco para fortalecer a las plantas y ganar en producción es hacer como con la mata del tomate, cortar su crecimiento o podar la planta por encima de la 5º floración en las variedades precoces y después de la 8° floración en las medianas y tardías.

Riego, cuidados y enfermedades de los guisantes y tirabeques

Los guisantes no soportan ni la sequía ni el exceso de agua, por eso el riego será moderado entendiendo esto por un riego abundante y espaciado del siguiente en vez de riegos escasos y continuos, lo mejor es utilizar un sistema de riego por goteo con programador.

Y debemos evitar mojar las hojas durante el riego para evitar la aparición de hongos como el oídio, sobre todo si el cultivo es en invernadero.

Para evitar tener que realizar escardas recomendamos utilizar un acolchado, con ello no solo evitaremos trabajos innecesarios si no que ayudaremos a mejorar la tierra y reduciremos el consumo de agua.

También es importante revisar la sujeción de los tutores ya que una ráfaga de viento puede terminar con nuestra cosecha en unos pocos minutos.

Al ser un cultivo que atrae fácilmente el pulgón, un buen preventivo es regarlos al pie, una semana después de hecho el trasplante, con extracto de ortiga y mantener el riego cada 15 días.

Durante el crecimiento, la ortiga en el riego les proteges del pulgón fortaleciendo a las plantas. Si el ataque es fuerte debido a un tiempo caluroso pulverizar jabón potásico o tierra de diatomeas para eliminar la plaga rápidamente.

En cuanto a problemas de hongos, el oídio suele aparece con temperaturas por encima de 20º-25ºC, y puede hacer mucho daño, sobre todo en las siembras tardías y en el cultivo en invernadero.

Como preventivo contra el oídio es muy útil aplicar decocciones o purines de cola de caballo, si ya tenemos el problema y es importante, espolvorear azufre en caso de ataque precoz, si el taque es muy fuerte poco podremos hacer de forma ecológica.

Para completar este articulo os dejo un video de Pepe Ballarin, sin duda uno de los mejores videos sobre este cultivo que puedes encontrar en YouTube,os dejo enlace a su canal El huerto Familiar.

close

¡Quieres estar siempre al día!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *